No te pierdas
Home | Ciencia | Teletransporte humano
teletransporte humano

Teletransporte humano

Un reciente experimento realizado por investigadores holandeses ha disparado la imaginación de muchos. Una de las actividades más cotidianas que podemos contemplar en cada episodio de la famosa serie Star Trek es la posibilidad de que sus tripulantes se teletransporten a un lugar determinado. No necesitan que el vehículo aterrice en el enclave en cuestión para entrar y salir a visitarlo. Les basta con estar próximos o flotando en el radio de acción adecuado para que el teletransporte funcione.

Pues bien, el experimento que comentábamos, desarrollado por el Instituto Kavli de Nanociencia de la Universidad de Tecnología  de Delft, ha conseguido “teletransportar” el estado de un átomo a corta distancia. En concreto, alrededor de tres metros. Una vez superada esta prueba con éxito y publicada en la revista Science, el siguiente reto que se han propuesto acometer es aumentarla distancia hasta un kilómetro. Conviene matizar que aquello que ha viajado unos metros no es el átomo en sí, sino la información referida a su estado, fe esa especie de “acción fantasmal remota” o entrelazamiento cuántico que une a dos partículas atómicas provenientes de un mismo sistema y que tras alejarse ia una de la otra les hace conservar un “lazo invisible” común. Un vínculo mediante el cual la alteración que sufre una de ellas, consigue afectar instantáneamente a la otra por lejos que se encuentre. Aún se desconoce cuál es el “canal” o “medio” físico que permite obrar semejante proeza, pero ocurre.

Hay que partir de dos partículas independientes, pero conectadas por las leyes que rigen el mundo cuántico y que resultan tan extrañas para nuestra intuición. Lo sorprendente es que hay científicos que se plantean la posibilidad de que esa información “viaje” más rápido que la luz. Por eso, se necesita repetir estos experimentos de transferencia de estado entre átomos a mayores distancias para confirmar o rechazar tal posibilidad.

El profesor Hanson ha reflexionado en voz alta lo siguiente: “Si piensas que no somos más que una colección de átomos ensamblados de una manera particular, entonces debería ser posible teletransportamos a nosotros de un lugar a otro. En la práctica es poco probable, pero decir que nunca pueda suceder es peligroso. Yo no lo descartaría porque no hay ninguna ley fundamental de la física que lo contradiga”.
¿Qué supondría aplicar ese teletransporte a un cuerpo? Sobre el papel, deberíamos desfragmentar a escala atómica la materia que nos da forma en un punto A, para volver a unir esos pedazos minúsculos en otro punto B del espacio. La tarea sería titánica desde el punto de vista tecnológico porque se estima que un individuo de unos 70 kg estaría compuesto por, aproximadamente, 6,7 multiplicado por 1027 átomos, repartidos entre hidrógeno, carbono, oxígeno, nitrógeno… Es decir, un 10 seguido de 27 ceros.

teletransporte humano2

Sin embargo, el día que esto se consiga estaremos ante una de esas ocasiones donde la física se de de bruces con la metafísica. Al fin y al cabo, teletransportarse supone morir para volver a nacer. La materia se descompone al completo como ocurre con un cadáver, sólo que sin necesidad de seres necrófagos reduciendo a polvo y cenizas nuestra carne. Todo ocurrirá en un instante o algo más si la distancia a recorrer es amplia. Una muerte y una resurrección tan reales como la muerte y el nacimiento. Las preguntas surgen solas: ¿los tripulantes de ese Star Trek futuro tendrán experiencias cercanas a la muerte cada vez que sean teletransportados? ¿Resultarán atraídos por un túnel de luz? ¿Contemplarán los mejores momentos de su vida sobre un remanso de paz? Y si nada de esto sucediera, ¿podríamos concluir que no existe el más allá? Difícil saberlo. Lo cierto es que pocas veces un invento tan práctico como éste podría decir tantas cosas sobre el alma humana. Aunque es probable que para entonces ya nada de esto nos preocupe porque seamos inmortales. Pero queda tanto tiempo para salir de dudas, que sólo cabe teletransportarnos hasta esc futuro ideal con la imaginación. Así que sigamos disfrutando de Star Trek.

Te pareció interesante? Valoralo!

Valora

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies