No te pierdas
Home | Ciencia | El “Experimento Filadelfia”
experimento filadelfia

El “Experimento Filadelfia”

Este es el típico ejemplo de cómo el cine ha servido para añadir más sombras a un asunto ya de por sí bastante turbio. Se ha escrito mucho sobre este proyecto secreto, que se habría desarrollado, según un único testigo que respondería al nombre de Carlos Miguel Allende, el 28 de octubre de 1943 en los astilleros del puerto de Filadelfia. Hay que decir que dicho testigo apareció en 1955 para hablar del tema a través de una carta que envió al aficionado en OVNIs Morris K. Jessup, donde le hablaba de la supuesta desaparición de una fragata de la Marina de los EEUU, el Eldridge DE-173. Lo sorprendente es que aquel informante aseguraba que casi al instante apareció, por unos segundos, en el puerto de Norfolk, situado a 350 kilómetros, para reaparecer en Filadelfia, pero con alguna diferencia. En especial para la tripulación, ya que más de la mitad 110 regresaron, otros perdieron la cordura, y los menos, continuaron sufriendo efectos físicos posteriores, como desmaterializaciones parciales v mutaciones físicas graves. En la primera misiva que envió a Jessup, Allende aseguraba que “los resultados fueron v son prueba de que la Teoría del Campo Unificado hasta cierto punto es correcta; la invisibilidad de un barco, tipo destructor, v toda su tripulación. Estaba navegando. El campo fue efectivo en forma esferoidal oblata que se extendía cien yardas fuera de cada lado del barco. Cualquier persona dentro de esa esfera se volvía de forma vaga pero él también observó a esas personas a  bordo de ese barco como si estuvieran en el mismo estado y sin embargo anduvieran sobre nada. Cualquier persona fuera de esa esfera 110 podía ver nada, salvo la forma definida del casco del barco en el agua…

Quedan muy pocos de la tripulación original. La mayoría enloqueció, uno salió a través de la pared de su alojamiento a la vista de su mujer e hijo -no volvió a ser visto-, dos se inmovilizaron y se incendiaron mientras llevaban unas brújulas comunes… El experimento fue un éxito completo. Lo ocurrido con los hombres fue un fracaso absoluto.

experimento filadelfia

Y añadía en una segunda que “de algún modo el barco experimental desapareció del muelle de Filadelfia y muy pocos minutos después apareció en otro muelle en Norfolk, Newport News, en la zona de Portsmouth. Éste fue señalado e identificado como el lugar, pero entonces el barco de nuevo desapareció v volvió a su muelle de Filadelfia en unos pocos minutos” La peculiaridad de esta segunda carta es que ya la firmaba como Cari Alien.

Alien o Allende continuaba su relato asegurando que el objetivo de la operación secreta era lograr que la fragata fuera indetectable al radar; pero una cosa era el propósito, y otra diferente fue el efecto, suponiendo que esta historia sea real. No en vano, años atrás y dadas las presiones que ejercieron un grupo de periodistas e investigadores para que el Ejército norteamericano mostrase lo que tenía respecto a este asunto, la respuesta fue que, por mucho que buscaron, no hallaron nada. Así las cosas, como dejó entrever el ya citado Alberto Borrás, “se ha especulado sobre si algún invento de Tesla hubo intervenido en ello. El experimento tuvo lugar seis meses después de su muerte, en plena Guerra Mundial. Si la documentación que confiscó el FBI contenía información sobre sus teorías y manipulación del tiempo, el espacio, y mundos paralelos, con una tecnología que posibilitaba un escudo electromagnético que contrarrestaba los radares, una burbuja de un espacio-tiempo distinto que la hacía invisible, es posible que se intentara.

Había urgencia de salvar barcos y se haría con prisas, sin conocimiento correcto de las teorías de Tesla, v ocurrió lo inesperado. La versión oficial es que todo fue un invento del tal Allende, que se divulgó como una leyenda urbana.

teslaEn las descripciones de supuestos testigos se habla de una neblina verde resplandeciente que rodeó el Eldridge antes de su desaparición. Tesla, desde Colorado Springs, había escrito a su amigo Johnson una descripción de ondas electromagnéticas verdes que había logrado con altísimas frecuencias, y que aparentaban una niebla de ese color, lo que da verosimilitud al experimento. El estaba investigando sobre mundos paralelos desplazados en el tiempo. En Julio de 2001, el ingeniero aeroespacial Vadim Chernobrov, publicó en una revista rusa sobre nuevas tecnologías, que utilizando varios campos magnéticos vibratorios cuya interferencia genera ondas longitudinales de altísima frecuencia v enfocadas a un lugar cerrado, una especie de iglú, obtenía una deceleración del tiempo del 3%. Relojes de todo tipo, mecánicos, de péndulo, de cuarzo y atómicos, a la media hora de exposición, marcaban un minuto menos que los testigos en el exterior. También se publicó en forma más asequible en el diario Pravda. Después de pruebas con animales, insectos, ratones… se iniciaron con humanos en un remoto bosque de la región de Volgogrado. Chernobrov insiste en que no puede considerarse una máquina como la del novelista Wells, y otras de ciencia ficción, para viajar en el tiempo, sino un ralentizador de esa dimensión. Sin embargo, los seis hombres y tres mujeres que se situaron en el foco activo, durante el experimento percibían el espacio con otro tiempo que los rodeaba, en este caso su futuro, como una densa niebla -algo similar es lo que envolvió la escuadrilla de aviones Avenger antes de desaparecer en el Triángulo de las Bermudas- Y sentían una angustiosa sensación de desdoblamiento entre dos mundos” Tesla, siempre Tesla..

Te pareció interesante? Valoralo!

Valora

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>