No te pierdas
Home | Lugares | Cueva Santa de Altura, Castellón: La cueva de los milagros
cueva de los milagros castellon

Cueva Santa de Altura, Castellón: La cueva de los milagros

Ubicada al oeste de la provincia de Castellón, a doce kilómetros de la Villa de Altura, en la Sierra de Carantona, en el monte de La Redonda, enmarcada en un paisaje de belleza sin igual, se encuentra una gruta, antaño conocida como Cueva del Latonero, que es hoy, además de uno de los centros devocionales marianos más importantes, escenario del último milagro oficial avalado por la Iglesia del pasado siglo XX, uno de los enclaves mágicos-sagrados más singulares, sorprendentes, desconocidos y olvidados de nuestra España Mágica.

Una cueva, de 20 metros de profundidad, formada por la erosión kárstica, morada y templo desde tiempos prehistóricos, que rezuma espiritualidad, fe y energía en sus galerías y muros, antaño eremitorio, y conocida hoy como el Santuario de Cueva Santa de Altura.
El templo subterráneo donde se guarda y venera una imagen singular, mágica y milagrosa de la Virgen. La Virgen de Cueva Santa, patrona de los espeleólogos.

UNA TALLA MILAGROSA

La historia mágica-milagrosa del Santuario de Cueva Santa de Altura -popularmente conocido bajo el nombre del “Lourdes español”-, comenzó oficialmente en el siglo XVI, más concretamente en 1505. Cuando, como cuéntala tradición, Juan Monserrete, enfermo de lepra, y su mujer, Isabel Martínez, ambos vecinos del pueblo de Jérica, fueron desterrados de la villa. Estigmatizados socialmente por la maldita enfermedad, decidieron fijar su nuevo hogar en una gruta llamada Cueva del Latonero.

Una sima usada habitualmente por los pastores de la zona para guardar el ganado en las noches de invierno. Instalados, fue allí donde, al amparo de una talla de la Virgen encontrada casualmente por el matrimonio -atribuida a Bonifacio Ferrer, hermano de San Vicente Ferrer, y que algún pastor dejó olvidada-, Isabel cuidó a su cónyuge mientras imploraba una intercesión divina para su recuperación.

Afirma la leyenda que durante nueve días la mujer rezó mientras curaba a su esposo con el agua que brota de las paredes de la sima, hasta que al noveno día se les apareció un monje y se produjo lo imposible, la milagrosa curación. Tras el portento, el clérigo fantasmal pidió al matrimonio que regresara a la ciudad y trasmitieran el prodigio a las autoridades y vecinos para que todos tuvieran constancia del hecho.

De este modo nació la fama milagrera del enclave que pronto se convirtió en uno de los principales centros de peregrinación del antiguo Reino de Valencia, debido a los numerosos milagros que allí se producían.

Pero es a partir del 2 de junio de 1592, fecha en la que los sacerdotes cartujos Bartolomé Lleo y Mateo Marco, junto al eclesiástico francés José Salinas, se instalaron en el recinto, cuando las obras milagrosas comenzaron a difundirse por todos los rincones del país. Muchos de aquellos episodios celestiales los encontramos en los textos que fray Salinas dejó escritos y que se guardan celosamente en la biblioteca de Valdecristo. En las crónicas encontramos diferentes y variados “milagros”, como el que protagonizaron, en 1554, Montesino y Catalina Macián, vecinos de Bejis. Acudieron al santuario con su hijo aquejado de una hernia y, tras implorar su curación a la talla de la Blanca Paloma, el mal desapareció. Pero de entre todos ellos, el más divulgado fue el protagonizado por los propios constructores del edificio, quienes utilizaban la cal que se empleaba para levantar los muros como remedio para algunas enfermedades.

cueva de los milagros

Son sólo los dos ejemplos más populares, pero son muchos los episodios que han tenido lugar en esta cueva-santuario. La fama milagrera no ha cesado.

EL MISTERIO DEL RELIEVE DE LA VIRGEN DE LA BLANCA PALOMA

Según la tradición popular, fue un pastor que guardaba el ganado durante las frías noches en los alrededores de la Cueva del Latonero -actual eremitorio-, quién encontró y dejó en el interior de la gruta el medallón de yeso con la imagen de la Virgen. El mismo bajorrelieve que hoy se venera, de veinte centímetros de largo por diez de ancho. Nada extraño, pues era costumbre que los monjes de la Cartuja de Val de Crist labraran imágenes que luego regalaban a los pastores. Con el paso de los años aquel pastorcillo desapareció y olvidó en la gruta la efigie que veneraba y que posteriormente sería redescubierta en el año 1503. Una escultura sobre la que el padre jesuíta La Justicia dejó descrita: “Es la materia de esta imagen una tabla de yeso vasto, cuadrada; tendrá el grueso de casi dos dedos, y un palmo de latitud. Fundióse  en molde de madera, y con poco relieve; representa a la Virgen en traje de viuda con sobretoca. Descúbrese el rostro, el cuello y la mitad del pecho, donde remata. Corona la cabeza un orden desigual de rayos que la cercan y después se doraron. Mide veintiún centímetros de largo y diez de latitud. Las facciones tienen un candor que difícilmente se encuentra aún en imágenes de los más afamados” Una talla que es en sí misma una incógnita. ¿Cómo es posible que este bloque de yeso no haya sufrido deterioro alguno a pesar de las agresivas condiciones ambientales de la gruta en las que se encuentra desde hace 500 años?

EL ÚLTIMO MILAGRO

Sea como fuere, la talla y la cueva están marcados por lo imposible. Su historia alberga y ha dejado una extensa lista de supuestos episodios prodigiosos. No en vano, la talla celestial ha sido la protagonista de cientos de romerías y rogativas, y dos portentos por encima de todos, ambos acaecidos en el pasado siglo. El primero tuvo lugar en 1915, cuando tras salir en rogativa por los vecinos pidiendo agua se descubrió el Manantial del Berro. Y el segundo, el que es el último milagro oficial avalado por la Iglesia del pasado siglo XX. Ocurrió en 1996 y su protagonista fue Josefa Alapont, vecina de la localidad valenciana de Sueca, enferma de síndrome de Parkinson desde hacía cuatro años, quien tras acudir a la cueva en un viaje organizado y beber agua del eremitorio, recuperó inexplicablemente la salud, como quedó avalado por los informes médicos.

Te pareció interesante? Valoralo!

Valora

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies