No te pierdas
Home | Lugares | Huila , el valle de las estatuas
huila

Huila , el valle de las estatuas

Cuando hablamos de Colombia y sus misterios, es posible que a la mente de todos acudan lugares ya comentados en otros números como el hotel encantado de Tequendama, en el departamento de Cundinamarca, a unos 80 kilómetros de Bogotá; o, cómo no, la laguna sagrada de Guatavita, donde siglos atrás hubo quien se empeñó en vaciarla, porque eran toneladas de oro las que los indígenas muiscas habían arrojado a sus aguas durante la ceremonia del “indio dorado”, que consistía en asperjar polvo de oro por todo el cuerpo del zipá, el que por entonces gobernaba esas tierras, para que poco después se arrojara a las frías aguas desde una balsa situada en mitad de la laguna. Y así día tras día…

huilaPero Colombia tiene más riqueza, por supuesto también arqueológica, sin que en ocasiones ésta se disocie de historias pasadas en las que el misterio, la leyenda y la arqueología se funden en perfecta armonía. I-as estatuas que siembran el Parque Arqueológico San Agustín, al sur del Departamento de Huila, es un claro ejemplo. Son más de 500 las descubiertas hasta la fecha, y aún así se presupone que apenas si es un pequeño porcentaje de lo que está por descubrir.
Este lugar es sagrado, porque los ídolos que contemplamos, algunos con rasgos humanoides; otros híbridos de hombres y animales de poder; algunos simplemente idealizaciones de las criaturas que hubieron de habitar en su particular inframundo, forman parte de un complejo funerario sin paragón. Un recinto en el que la muerte tiene más protagonismo que la vida. Por eso, las tumbas que han sido encontradas dan pábulo a que los arqueólogos piensen que las tallas, que miden desde un metro de altura hasta, las más grandes, de siete, que éste fue un importante lugar de enterramientos, donde se llevaron a cabo rituales asociados al paso al otro mundo, para que quien se acababa de marchar tuviese una buena travesía.

 

En estos rituales, como en casi toda la América andina, las ceremonias eran oficiadas por los chamanes, que haciendo uso de plantas de poder, provocando a conciencia un estado alterado de la misma, lograban abrir ese puente que une lo visible y lo invisible, y una vez lo hacían, representaban en nuestra realidad aquello que veían, aunque lo que veían no siempre fuera interpretable, como ocurre en este parque.

huila2De lo que no hay duda es de que el creador de estas estatuas fue un virtuoso a la hora de trabajar la piedra; los detalles, la delicadeza de la traza y la perfección de los volúmenes hacen que estas obras constituyan un auténtico museo escultórico de un pasado remoto; muy remoto, porque los historiadores suponen que la cultura que se asentó en San Agustín, y que tomó este enclave como centro ceremonial, estuvo asentada en el lugar en el llamado período intermedio, lo que nos obligaría a establecer un espacio temporal que va del 200 a.C, hasta el 800 d.C. mil años en los que una civilización que dominaba las matemáticas, la arquitectura, la escultura y la astronomía convivió en paz en este fantástico entorno.

Hoy, el parque está dividido por lo que denominan “mesitas”, y además son cuatro, nombradas a su vez con las cuatro primeras letras del abecedario, junto a las cuales están el Alto del Lavapatas y el Bosque de las Estatuas, donde podemos ver a 39 de éstas muy bien conservadas.

En el Alto hay una fuente, de la que se puede decir que es el referente de lo que podemos ver en el sitio. Porque está formada por una red de canales, pequeñas cascadas y cazoletas en las que fueron grabados, sobre la piedra, figuras de lagartos, camaleones, serpientes, ranas y otros animales, que conviven en este panel tan bizarro con rostros humanos y figuras aparentemente antropomorfas. Se supone, porque es algo que no se puede certificar, que la fuente de Lavapatas se usó para rituales asociados al agua, baños ceremoniales, etc. Y el enclave, cierto es, parece poseer ese halo místico que rodea a determinados enclaves sagrados. Esos que están ahí, y no por casualidad, rodeados de los extraños centinelas que viniendo del pasado, da la sensación de que han salido de un futuro incierto…

Te pareció interesante? Valoralo!

Huila , el valle de las estatuas
2 (40%) 1 voto

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies