No te pierdas
Home | Lugares | Dunvengan y la bandera de las hadas
dunvengan

Dunvengan y la bandera de las hadas

Hoy día este fantástico castillo se encuentra en el corazón de la isla de Skye, al noroeste de Escocia, en un entorno propenso para que la imaginación se desate y comencemos a ver elfos u horcos a uno y otro lado. Porque el paisaje que nos rodea, y las construcciones que se reparten por este lugar, parecen sacadas de la imaginación de grandes como Tol-kien. Pero es real. La historia nos dice que desde mediados del siglo XIII Dunvengan pertenece a uno de los clanes escoceses más laureados: el de los MacLeod, sin duda el más antiguo de estas tierras. Por eso el castillo, que abrió sus puertas al público en 1933, es uno de los más visitados del país. Por eso, y porque en su interior se custodian reliquias como la conocida como Fairy flag; sí, la bandera de las hadas, que como no podía ser de otra forma, posee detrás una historia de cuento… de hadas, claro.

Años atrás, siglos diría, en ese tiempo en el que se creía en la fuerza del sortilegio, y los caballeros mostraban su valor introduciéndose en las entrañas de la madre Tierra para luchar contra los dragones que la habitaban, un viejo jefe del clan se enamoró perdidamente de una criatura delicada y frágil. Se trataba de un hada.

Las leyes de los elementales obligaban a que si ella quería contraer matrimonio con el rudo highlander, primero debía pedir permiso al rey de las hadas. Y éste, que sabía que el hombre tiene fecha de caducidad, y las hadas no, se negó a dicha unión, porque había sido testigo en otras ocasiones de los estragos que causaba en el corazón de un hada la muerte de un humano. Pero aquella criatura debía de ser tozuda como pocas, y  su empeño fue tal que finalmente el monarca decidió concederle un año y un día, para que disfrutase de su amor. Después debía regresar al país de los elementales, y no volver a ver a su amado jamás. Así fue, y durante esos meses disfrutaron de su idilio al punto de que tuvieron un hijo. Cuando llegó el día de la separación, con la pena ahogando sus corazones, se despidieron para siempre. Pero antes de marchar, sabiendo que dejaba esposo e hijo, el hada enamorada entregó a sus amados una bandera mágica para que la utilizaran hasta en tres ocasiones, siempre que fuese necesario. Entonces liberaría su poder contra quienes deseasen hacerles daño.

Al parecer, asegura la leyenda, ya se ha usado dos veces, demostrando que su magia es efectiva. Incluso las crónicas afirman que durante la II Guerra Mundial, los miembros del clan MacLeod que fueron al frente, destacaron por ser unos excelentes aviadores que jamás fueron abatidos; todos afirmaban que junto a ellos llevaban fotograf ías de la bandera del hada. Y no sólo eso: parece ser que el por aquel entonces jefe del clan, Dame MacLeod, ofreció el poder de la bandera a Churchill si finalmente Hitler lograba desembarcar en el Reino Unido.

Sea como fuere, la Fairy flag se conserva en el castillo como el mayor de sus tesoros, en parte hecha girones ya que se le presupone una edad cercana a los quince siglos. Pero su poder está ahí, revestido de la magia de una historia legendaria.

dunvengan hadas

 

Te pareció interesante? Valoralo!

Dunvengan y la bandera de las hadas
4.77 (95.38%) 13 votos

Un comentario

  1. Muy interesante el comentario.Me encantaria visitar esos lugares con tanto misterio

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>