No te pierdas
Home | Lugares | Fantasmas en la Torre de Londres
fantasmas-torre-londres

Fantasmas en la Torre de Londres

Es posible que sea uno de los edificios históricos más célebres y mejor conservados del planeta. Pero es que además, la Torre de Londres es un icono de muerte, dolor, sufrimiento, intrigas, sangre a borbotones, asesinatos, condenados a morir emparedados… Con este bagaje no es difícil hacerse a la idea de que si las paredes hablaran lo harían a base de terribles lamentos. Comentaba en un artículo publicado años atrás en esta misma revista el fotoperiodista Luis Al va re/ que “su construcción se remonta al siglo XI, concretamente al año 1066, en tiempos del rey normando Guillermo I de Inglaterra, más conocido como Guillermo el Conquistador. Apenas transcurridos tres meses desde que derrocó al anterior monarca,

Harold II, proyectó e inició las obras de un castillo en la margen norte del río Támesis, sobre las ruinas de los muros este y sur de la vieja ciudad romana de Londinum Augusta.. Este cercado acoge la construcción, en el centro de su planta, de una colosal estructura de piedra llamada en un primer momento la Gran Torre -The Great Tower aunque actualmente es conocida como la Torre Blanca -The White Tower-, con la función de albergar en su interior un palacio residencial acondicionado para ser habitado por la realeza. Su construcción comienza en 1078 y reemplaza al anterior fuerte de madera construido en 1066, convirtiéndose en el edificio más alto de Londres, con una excelente posición estratégica para dominar la ciudad y el río. El sitio específico donde se alza fue influido por el muro de la ciudad romana. Se cree que las obras son completadas en 1097, diez años después de la muerte de Guillermo el Conquistador. Su estilo de construcción está basado en el de las fortalezas palaciegas de los ducados normandos del siglo XI, y el trabajo de proyección corrió a cargo de Sir Gundulf, obispo de Rochcster.

Pues bien, la llamada Torre Blanca, lejos de ser un lugar amable como podríamos entender por su nombre, en pocos años se convirtió en un punto célebre del Londres de aquel tiempo al que nadie quería acercarse. Retomaba el citado Álvarez el relato asegurando que se extendieron rumores “sobre las atrocidades que allí se cometían, corrían como la pólvora alimentando leyendas entre lo ficticio y lo real, y más tarde tomarían forma en historias de fantasmas y espectros atormentados, cuyos protagonistas sufrieron entre sus murallas prisión, tortura y posteriormente la decapitación”.

La historia del lugar es interesante, nueve siglos de despropósitos encerrados entre los sólidos muros de la Torre de Londres. Pero no menos lo es saber de esa otra historia, la que se susurra al calor de la lumbre en determinadas madrugadas, porque como ya se habrán imaginado, lugar así ha dado pie a que se hable de sucesos inexplicables, narraciones de aparecidos ilustres que padecieron entre sus paredes el peor de los horrores, y finalmente ajusticiados. Quizás el más ilustre sea el fantasma de la esposa más célebre del pérfido Enrique I VIII, Ana Bolena. Son muchos los testimonios recogidos, pero ninguno tan explícito como  el recogido en Ghostly Vidtors by Spectre Stricken, de 1882: “Deslizándose despacio por la nave lateral, vagaba una majestuosa procesión de caballeros y doncellas ataviadas en trajes de época. Encabezando la macabra comitiva se encontraba la figura de una elegante mujer que evitaba ofrecer el rostro al asustado testigo, pero se asemejaba al único retrato que había visto de Ana Bolena. Después de haber recorrido repetidamente la capilla, la procesión al completo, junto con la luz, desapareció”.

Pero hay más. Continuaba su relato Luis Alvarez asegurando que “otro relato cuenta que la procesión se aparece en el aniversario de la terrible ejecución de Margaret Pole, condesa de Salisbury, en 1541. Esta anciana mujer -contaba 70 años cuando fue ajusticiada- fue decapitada en un arrebato de ira de su hijo, Enrique VIII. Otra aparición de Ana Bolena está reconocida en 186’4 mientras un centinela hacía guardia en la garita situada bajo la Casa de la Reina. El soldado vio aparecer de entre la espesa niebla que se cernía sobre la cuenca del Támesis, una figura blanca y etérea a la que dio el alto.

fantasmas-torre-londres

El fantasma de Thomas Beckett pretendía arruinar un edificio que Dios no había aprobado

Pero la figura no respondía y avanzaba deslizándose hacia él. Asustado, sujetó tembloroso su bayoneta en posición de ataque e increpó al intruso hallando sólo el silencio por respuesta. Finalmente, al centinela se le heló la sangre cuando aquella figura le traspasó como si formara parte de la niebla. El suceso fue corroborado por dos personas que dijeron observarlo desde la conocida como Torre Sangrienta —Bloochj íbicer-. No se puede afirmar que lo que vieran el centinela y los dos testigos fuera el fantasma de Ana Bolena, pero si nos atenemos a la tradición, podría haber sido su espectro”. Por si desean seguirle la pista, el fantasma es habitualmente visto en la Torre Blanca, en la Torre Verde, en la capilla de San Pedro ad Vincula, que es donde fue sepultado el cuerpo decapitado de la reina, y en la conocida como Casa del Rey. Además, hay que decir que en la Torre Sangrienta, en el año 1483, desaparecieron los príncipes Eduardo V, que por aquellas tenía 12 años, y su hermano Ricardo, duque de York, de 10. Tras dicha desaparición se señaló al duque de Gloucester, pero como la tropelía, saliera de su mente o no, sirvió para que poco después lo coronaran con el nombre de Ricardo III, nadie se atrevió a alzar la voz. Sea como fuere, a finales del siglo XV las crónicas advierten que los guardias veían a dos niños fantasmales paseando por el interior de la torre, por lo que muchos creyeron que se trataba de ambos príncipes, víctimas de la codicia. Y así, porque historias como ésta tienen siempre un cruel desenlace, en 1674 varios albañiles hallaron en el interior del torreón una caja de metal con los restos óseos de dos niños pequeños que, dicho sea de paso, serían enterrados poco después con los honores correspondientes a su rango.

Te pareció interesante? Valoralo!

Valora

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>